EL COVID Y EL TRANSPORTE

EL COVID Y EL TRANSPORTE

Edwin Derteano Dyer.

Past Presidente de la Asociación Automotriz del Perú (AAP).

EL COVID Y EL TRANSPORTE

El Covid-19 tomó por sorpresa al planeta y en los diez meses transcurridos estamos en un constante proceso de aprendizaje y adaptación a los cambios. No solo afectó nuestra salud, también lo hizo de manera cruel con nuestra economía, nuestros patrones de consumo, nuestras relaciones sociales y familiares. Cambió drásticamente nuestra forma de vida, incrementando nuestros temores e incertidumbres.

El transporte fue seriamente afectado en varios frentes, que van desde la reducción en la producción de vehículos y sus partes hasta la reducción considerable de sus ventas por el deterioro económico de los compradores. A los operadores de vehículos de transporte público se les redujo sus ingresos al limitar la cantidad de pasajeros que podían llevar para evitar el contagio y también al reducirse el volumen total de pasajeros a transportar, debido al trabajo no presencial y al cierre de operaciones de muchas actividades, como Colegios, Universidades, espectáculos deportivos, artísticos y culturales.

Además, un sector importante de la población decidió evitar el uso de transporte público para reducir la posibilidad de contagio, recurriendo a otras alternativas, como bicicletas, motocicletas y patinetas eléctricas. Así también, al uso de autos particulares.

Como es de suponer, la rotura del equilibrio anteriormente existente, las adaptaciones a la evolución del virus y las constantes nuevas legislaciones y protocolos han generado muchos daños económicos en toda la cadena de transportes, que aún se encuentra en proceso de adaptación y lucha por la supervivencia, en todo el mundo, incluyendo el Perú. Es más, el daño ha sido aún mayor en nuestro país por las medidas extremas que se tomaron y que por falta de respeto a las mismas, no obtuvieron el resultado esperado.

EL MERCADO AUTOMOTOR

La drástica reducción de ventas en los meses iniciales de la pandemia va a reducir nuestro mercado anual de automóviles en un 20% a 25%. Digamos que de los 175 mil vehículos del 2019, nos contraeremos a algo de 140 mil. Sin embargo, las cifras de los últimos meses del año vienen mostrando una recuperación del mercado que genera optimismo para el 2021.

De otro lado, es interesante analizar que el mercado general de motocicletas terminará con una cifra igual o ligeramente superior a la del 2019, debido a un notable incremento en los últimos cuatro meses en las ventas de motocicletas de dos ruedas. Como muestra tenemos que en Octubre la venta de este tipo de motocicletas presentó un incremento del 108% en relación a octubre del 2019. La venta de motos de 3 ruedas (mototaxis) sí ha sufrido una reducción del 30%. Sumando ambos tipos, el mercado cerrará con cerca de 300 mil motocicletas, lo que provoca gran optimismo para el próximo año.

Ya antes de la pandemia, el mercado de motos venía creciendo por dos motivos: por el incremento sostenido del mercado de deliveries y mensajería, y por la necesidad de reducir los excesivos tiempos de viaje debido a la congestión vehicular. La pandemia ha creado un mercado adicional de deliveries y otro de personas que prefieren viajar en moto que en buses para reducir posibilidad de contagio. El delivery o reparto no solo incrementa la venta de motos, sino también la de camiones ligeros y furgonetas.

SITUACIÓN DE LOS DEMÁS PAÍSES DEL CONTINENTE          

En la reciente reunión de la Asociación Latinoamericana de Distribuidores Automotores (ALADDA) se analizó el impacto general de la pandemia en la economía del continente, que mostró una reducción del 9% en el PBI, un desempleo de 50 millones de personas, un incremento considerable en la informalidad, un decremento en las exportaciones del 15%, una brecha digital de 40 millones de hogares que no tienen acceso a internet y, por lo tanto, no han podido acceder a educación a distancia y demás comunicaciones. Antes de la pandemia, América Latina se presentaba como el continente más desigual del planeta, con una baja tasa de crecimiento. Esta última década, por los problemas sociopolíticos que están afectando a la Región, se ha considerado una especie de década perdida para la economía. Otro aspecto común a todos los países ha sido el colapso de los sistemas de salud, que no estaban preparados para atender una pandemia de esta magnitud.

Luego, representantes de los países hicieron comentarios de la forma como sus mercados se habían visto afectados. Incluyo algunos:

Argentina lamentablemente venía con serios problemas económicos previos a la pandemia y esta los ha agudizado. En 2017 logró comercializar un millón de vehículos. Fue su mejor cifra, pero ya en 2019 había descendido a 450 mil y este año piensan cerrar con 320 mil, una cifra muy baja. 

Brasil había pronosticado alcanzar los 2´900,000 vehículos pero su cifra será de 1´878,000, un 35% menos.

Bolivia sigue seriamente afectada por la importación de autos usados y de los 50 mil vehículos planificados para este año, se venderán 32 mil, lo cual representa un 38% menos.

Chile venía seriamente afectado por un estallido social previo a la pandemia. Sin embargo, han comenzado a mostrar cifras prometedoras en los últimos meses y piensan cerrar este año con 260 mil unidades. Pero si las comparamos con las 460 mil que llegaron a vender hace unos cuantos años, vemos que el estallido social y la pandemia han originado un grave daño en su mercado.

Colombia también venía con algunos problemas económicos previos, que ya se reflejaban en los 208,982 vehículos vendidos el 2019, cifra que resulta pequeña para un país de 46 millones de habitantes. Este año, piensan cerrarlo con 185 mil, lo cual representa un 11% menos que el año anterior.

Uruguay logrará colocar este año 95 mil unidades, lo que representa 30% menos que el año anterior.

Ecuador venderá este año 82 mil unidades, 35% menos en relación al año anterior En todos los países he notado un incremento esperanzador en los últimos meses que, si bien forman parte del desembalse de los meses de muy pocas ventas, crea expectativas optimistas para el 2021. Pero en términos generales, en la mayoría de países opinan que recién a partir del 2023 se comenzarán a obtener cifras cercanas a las que se tenían antes de la pandemia.

Leer todos los Artículos en la Revista Parque Industrial
Leer Aquí

Suscripción

Suscríbete a la Revista Parque Industrial para estar al tanto de las ultimas noticias y ejemplares.

Tags

Add Comment

Your email is safe with us.

RegistrarseAdepia

For faster login or register use your social account.

or

Account details will be confirmed via email.

Reset Your Password