Perú en el Siglo XXI

Perú en el Siglo XXI

Los últimos 20 años del Perú, han sido complicados en lo político y con repercusiones en la economía, adicionalmente influenciada por factores externos, algunos positivos y otros negativos.

En la Política

En el inicio del Siglo XXI, se produce un hecho político que cambió la historia, la renuncia a distancia del Presidente Fujimori, que se encontraba en su tercer periodo y que fue alentada por un movimiento popular promovido por Alejandro Toledo, denominado “Marcha de los Cuatro Suyos”.

Ante este hecho, asume la Presidencia de la República, el Sr. Valentín Paniagua, designado por el Congreso de la República, debido a la inexistencia de vicepresidentes; se convoca elecciones y es elegido Toledo, por el rédito político obtenido por la mencionada “marcha” promovida por él.

Alejandro Toledo asume constitucionalmente el cargo el 28 de julio de 2001 y se mantiene hasta el final de su mandato, cinco años después. En ese periodo se tiene estabilidad política, manteniendo el sistema de libre mercado, que se inicia con Alberto Fujimori en el año 1990.

Alan García, entre los años 1985 y 1990 destruye la economía peruana, en uno de los peores gobiernos de nuestra historia, con un daño mayor a la pandemia que aún nos aqueja. Es nuevamente elegido el año 2006 y siguiendo la misma política liberal, este es exitoso, con altibajos de crecimiento económico, por hechos en el mercado internacional. Como digo a mis alumnos, la diferencia entre el primer y segundo gobierno de Alan García, es que siguió un curso de economía en el interín.

A García lo sucede Ollanta Humala, un militar de carrera, que se presenta con una propuesta de izquierda modificada antes de la segunda vuelta electoral, por lo que denominó “hoja de ruta”, en la cual mantiene la política económica con resultados exitosos, inicialmente apoyados por el comportamiento del mercado de commodities; la presencia de su esposa, Nadine Heredia es importante en ese periodo. Concluye su periodo con tranquilidad.

En el año 2016, el Perú elige por apretado margen en segunda vuelta el exitoso empresario Pedro Pablo Kuczynski, con grandes expectativas por su gestión, con un claro caudillismo ya que su partido se denomina Peruanos por el Kambio, iniciales del candidato; sin embargo dos años después se promueve un pedido de vacancia, por hechos sucedidos durante su gestión ministerial en el gobierno de Toledo, que lo llevan a renunciar en marzo del 2018, ante la inminencia del resultado de la votación en el Congreso.

La Presidencia de la República es asumida por Martín Vizcarra en su condición de Primer Vicepresidente, en ese momento Embajador del Perú en Canadá, hasta la finalización del periodo, que sería en julio del 2021. Su gobierno es estable, hasta que se inicia la pandemia en marzo del 2020 y cambian todas las condiciones. Vizcarra es vacado por el Congreso de la República en noviembre del 2020, por inconductas durante su gestión como Presidente del Gobierno Regional de Moquegua.

En ese momento, la Segunda Vicepresidenta de la República Mercedes Araoz había renunciado, por lo que al no haber sucesor, la presidencia la asume el Presidente del Congreso Manuel Merino, pero
esta decisión genera graves incidentes sociales, tanto por la designación de éste como por la vacancia de Vizcarra, los que conducen a la renuncia de Merino, tan solo seis días después de su designación; los incidentes sociales fueron tan graves que dejaron dos jóvenes fallecidos.

Francisco Sagasti asume la Presidencia de la República en noviembre del 2020, en un denominado “gobierno de transición”, pues su responsabilidad es convocar elecciones y retornar a la institucionalidad; es un gobierno estable, con un manejo adecuado del problema sanitario.

En julio de 2021, en una contienda voto a voto con la candidata Keiko Fujimori, es elegido Pedro Castillo, proveniente de un partido de izquierda, sin experiencia de gobierno, lo que lleva a marchas y contramarchas, que perjudican al país. En estos 20 años, muchos cambios de presidentes, todos ellos con denuncias por corrupción y varios con sentencia.

Los Buenos Años

Entre los años 2002 y 2013, el crecimiento económico es muy importante, con un bache que comentaremos luego. Los precios de los minerales, especialmente oro y cobre, tuvieron un importante aumento, lo que tuvo un doble impacto, por un lado aumento de los ingresos por exportaciones, con saldos positivos de la balanza comercial e impuesto a la renta, por las mayores
utilidades de las empresas mineras.

El comportamiento del mercado internacional, promovió la inversión en este sector, principalmente extranjera con efecto en el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI), en el empleo y en la calidad de vida de la población. Fueron años de bonanza con un crecimiento promedio superior al 7% lo que se tradujo en una importante reducción de la pobreza, aumento de las Reservas Internacionales Netas (RIN), superávit fiscal y, en general, todas las variables económicas positivas.

El Perú, al igual que el resto del mundo, sufre la consecuencia de la crisis financiera internacional del 2008, que en seguida comentaremos, pero luego de lo cual retoma el crecimiento anterior, hasta el fin del boom minero.

En los siguientes años tenemos crecimiento del PBI con tasas del orden del 3%, ligeramente superiores al aumento de la población. Los primeros 19 años del Siglo XXI, son favorables para
el país, por tasas de crecimiento, reducción de la pobreza y posicionamiento internacional.

Crisis Financiera Mundial

El año 2008, estalla en Nueva York una severa crisis en el mercado de valores, que se inicia dos años antes, con la denominada “burbuja inmobiliaria”, consecuencia de una tasa de interés muy baja por una política expansionista de la Reserva Federal (banco central de Estados Unidos) y errores en la gestión de las instituciones financieras al otorgar hipotecas sub prime, con la política de otorgar créditos principalmente por la garantía de un inmueble antes de la capacidad de pago del cliente.

Aparecen los denominados “ninja” (No Income, No Job, No Assets) y que son considerados sujetos de crédito; uno de los detonantes fue la quiebra del antiguo banco de inversión Lehman Brothers y luego otras tradicionales instituciones financieras, además de fusiones con el propósito de sobrevivir.

Por la globalización la crisis se transfiere a todos los países del mundo, empezando por las economías europeas, sudamericanas y así sucesivamente. El Perú no es ajeno y, como consecuencia, el crecimiento del PBI nacional en el año 2009 es de solamente 0.9%, pero por el boom minero, antes mencionado tenemos una rápida recuperación y en el año siguiente crecemos 8.5%; el golpe no fue muy duro para el Perú.

La Pandemia

Todos la conocemos y la sufrimos, sin embargo no se puede dejar de mencionar como un hecho relevante. A fines del año 2018, en China se detecta un virus, hasta entonces desconocido, sumamente contagioso y mortal; la primera reacción fue “está en China, nunca llegará”; cuan equivocados estuvimos, pues a mediados del mes de marzo del 2020, se detecta el primer caso en el Perú.

Se dictan medidas muy severas para tratar de evitar contagios masivos, incluyendo paralización de las principales económicas, restricciones a los ciudadanos, suspensión de las actividades educativas y muchas otras. Todo ello afectó a la población, tanto en el aspecto económico, por la reducción o desaparición de sus ingresos, como en el aspecto emocional por el obligado encierro y el estrés por la situación económica.

Es por todos conocido, que el año pasado, el PBI disminuye en 11.1% y la pobreza se incrementa en 10 puntos porcentuales, lo que significa que más de tres millones de peruanos que habían salido de la pobreza, han regresado a ella.

El Gobierno aumenta su gasto corriente, al verse obligado a destinar recursos para la implementación de instalaciones de salud, personal médico y para médico y subsidios focalizados a la población más vulnerable, afectada por la pandemia.

Este año pareciera que la situación mejora, se espera un crecimiento cercano al 12%, que casi compensaría la caída del año anterior; una reducción del déficit fiscal del 8.9% en el 2020 al 4.0% en 2021; reducción de la pobreza en 4 puntos porcentuales; una sólida posición internacional con saldos positivos en la Balanza Comercial e incremento en las Reservas Internacionales Netas.

El aumento de la inflación está causando malestar, pero es debido a un choque de oferta, por el fuerte incremento en los precios internacionales de los alimentos, como el trigo, el maíz, la soja, entre otros.

Otro grave problema es el desorden político, cuya consecuencia más visible, es el comportamiento del tipo de cambio, que se incrementa rápidamente al inicio de este Gobierno y se atenúa con los ajustes en el Gabinete Ministerial; esto impacta en la inflación comentada líneas arriba.

Conclusión
El Perú es un país complejo y, en lo que va de este siglo, hemos tenido todo tipo de problemas políticos, económicos, nacionales, internacionales, sanitarios, corrupción entre otros.

Depende de todos nosotros seguir adelante y hagamos votos para el año que la Revista cumpla sus Bodas de Plata, la situación sea mucho mejor.

Recordemos la frase del Maestro Jorge Basadre, “El Perú es más grande que sus problemas”.

Patricio Quintanilla Paulet
Economista, Doctor en Ciencias Sociales, Rector de la Universidad La Salle

Leer todos los Artículos en la Revista Parque Industrial
Leer Aquí

Suscripción

Suscríbete a la Revista Parque Industrial para estar al tanto de las ultimas noticias y ejemplares.

  • 57
  • Uncategorized
  • Comentarios desactivados en Perú en el Siglo XXI

RegistrarseAdepia

For faster login or register use your social account.

or

Account details will be confirmed via email.

Reset Your Password